Kafka y el silencio de las sirenas

Kafka y el silencio de las sirenas

Kafka y el silencio de las sirenas Ossip Gregorovius camina distraído entre los pedregales de la vieja Fábrica de Basura. Le encanta dejarse andar entre recuerdos y olvidos de lo que acaba de recordar, le encanta tropezar entre los cantos rodados y chapotear en el...
La condesa Bathory y la buena familia

La condesa Bathory y la buena familia

La condesa Bathory y la buena familia. Marta cierra los párpados y graba con fuerza en su oscuridad un deseo. Luego sopla y la vela se apaga y todos cantan y aplauden a sus quince años que por un momento parecen felices aunque la tarta la haya encontrado su padre en...
Copywriter

Copywriter

Copywriter es una palabra que acaba de entrar en mi universo. La primera vez que la vi escrita llamó mi atención porque era una palabra extranjera en un contexto de lenguaje auténticamente castellano, pero, sobre todo, porque es evocadora, incluso prometedora añadiría...
Finales cerrados

Finales cerrados

Finales cerrados Muchas tardes Ossip se acerca a la terraza del lago y allí empieza a escribir en su moleskine así como escribe él, sin puntos ni comas, sin parar, sin casi pensar. Hoy recuerda que una vez hablaron del principio de incertidumbre, hablaron sin saberse...
Tras los contenedores

Tras los contenedores

Contenedores. Desde hace unos días, apenas dos semanas, Ossip Gregorovius recorre las calles de su ciudad buscando en los contenedores de basura. No sabe el cómo ni el porqué, pero desde ese tiempo a esta parte un fenómeno lo tiene atrapado como hacía tiempo que nada,...
En la ciudad de Sylvia

En la ciudad de Sylvia

En la ciudad de Sylvia La secuencia dura veintitantos minutos. No hay contraplanos, sólo una mirada quieta que resbala por las mesas de la terraza del Conservatoire, que se deja atraer por los rostros de mujer y sus gestos de conversación cercana o sus ligeras...
Mapas

Mapas

Mapas. “Cuando era chico tenía una atracción especial por los mapas, por los nombres de las ciudades. Me pasaba horas recorriendo el mundo en un mapa, hacía viajes imaginarios en los que conocía a gente, luego se me quedaban los nombres de esos lugares dando vueltas...
Ossip no tiene bigote

Ossip no tiene bigote

Ossip no tiene bigote. A Ossip le gustaba coleccionar enfermedades imaginarias como la escalofendria. Eran síntomas que le venían de pronto, de sorpresa en cualquier paso o distracción de sí mismo. La lista de enfermedades que cuidaba con esmero es tan interminable...
Scroll Up

Pin It on Pinterest